Jue. Jun 30th, 2022

Redacción

Aunque parezca que el conflicto militar entre Ucrania y Rusia es lejano a México, la realidad es que ya está impactando de forma dura.

Tan sólo durante los primeros dos meses de 2022 la inflación ya creció 7.55 por ciento, prácticamente lo mismo que en todo el año pasado, que fue de 7.56 por ciento, según datos del Inegi.

“Lo cual, hace que cada vez sea más difícil conseguir los bienes de la canasta básica. Esto trae una problemática severa y que la población se encuentre en una situación vulnerable, económicamente hablando”.

“Aunque México no participa de forma militar, estamos teniendo presiones inflacionarias que están trayendo repercusiones en la economía familiar”, indicó el maestro Héctor Iván del Toro Ríos, investigador del Departamento de Economía del Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA) de la UdeG.

Calificó como alarmante este incremento, pues expertos internacionales señalaban que la inflación anual máxima no podía sobrepasar 8 por ciento. “Sin embargo, esto nos hace visualizar que, tal vez, la inflación a fin del año podría alcanzar los dos dígitos. Una inflación por arriba de 10 por ciento sería verdaderamente difícil para la economía familiar”.

Incrementa la canasta básica

La canasta básica presenta un incremento de 5.23 pesos, lo que representa un aumento de alrededor de 0.045 por ciento, colocando su precio total en 11 mil 521.99 pesos, por lo que se necesitan aproximadamente 2.16 salarios mínimos para poder cubrir los 121 artículos que la integran.

Del Toro Ríos refirió que uno de los productos más propensos a cambios es el limón sin semilla, que se vende en 76.90 pesos, y el limón con semilla está en 84.90 pesos.

“Hemos visto en carnicerías del Área Metropolitana de Guadalajara, incluso en mercados y supermercados, que el precio de cárnicos, pescado y pollo se ha ido incrementando”. El diezmillo está a 206 pesos, lo que representa incremento de 11 por ciento con respecto al mes inmediato anterior, donde su precio rondaba entre los 184 y 186 pesos por kilogramo. Y la pechuga de pollo supera los 139.90 pesos por kilo, un incremento de 14.22 por ciento.

El cilindro de 30 kilogramos de gas LP tenía un precio al inicio del año de 634.18 pesos y ahora se vende en 740 pesos, lo que refleja un incremento de 16 por ciento.

Una persona tendría que trabajar entre cuatro y cinco días para adquirir un cilindro de gas, sin intención de otro gasto. Esto, si recordamos que una gran parte de la población de Jalisco gana un máximo de 5 mil 186.10 pesos”, recalcó.

Todo esto ocurre tras las sanciones económicas de varios países contra Rusia, que está trayendo golpes a las economías de muchas naciones, y México no es la excepción.

Muchos productos están incrementando por la falta de líneas de producción, o por tener la actividad comercial referente a la adquisición de bienes y servicios”, recalcó.

Otros productos que están incrementando su precio son el maíz, con 13.6 por ciento; el trigo, entre 10 y 29 por ciento; el aluminio, 17.7 y el níquel, 18.3; éstos dos son importantes para la creación de automóviles, por ello la adquisición de nuevos modelos superan 30 mil a 50 mil pesos su valor.

¿Cómo mitigar el impacto económico de la guerra en la cotidianidad?

Por causas inflacionarias el golpe a los bolsillos del sector de las y los trabajadores ha sido de una pérdida de 7.02 por ciento del total de su salario; lo que significa que sólo pueden utilizar 4 mil 822 pesos, es decir, 92.98 por ciento de lo que ganan.

Para evitar que el impacto sea tan crudo, el investigador del CUCEA recomendó a las familias fomentar el ahorro, evitar los gastos hormiga y diversificar los ingresos.

“Lo que se recomienda más es tratar de disminuir los costos que no son tan onerosos para la población, y que en este caso es el gasto hormiga. Si reducimos eso desde el núcleo familiar podemos sobrellevar la situación económica; también comprar los bienes y servicios sustitutos que nos den la misma satisfacción, pero a un costo más moderado”, dijo.

Sobre optar por el comercio informal, dijo que es una válvula de escape pero impacta en la bolsa general de los gobiernos. “Es una medida alternativa, sí, pero no la más adecuada porque deja de haber aportaciones a la Hacienda Pública y trae repercusiones a largo plazo”.

El conflicto armado va para largo

El maestro Miguel Alejandro Híjar Chiapa, profesor del Departamento de Estudios del Pacífico del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH), indicó que van lentas las negociaciones de la guerra.

Rusia insiste que lo que quiere es el reconocimiento de su soberanía en Crimea, un territorio que ha estado en disputa desde 2014 entre ambos países, desde que se separó mediante un referéndum”, dijo.

Explicó que aún no se sabe si sobre este territorio Ucrania aceptará la propuesta de Rusia o si esa región tendrá un estatus especial autónomo, o si tendrá un sistema federal para que tenga una administración, como ocurre en Gran Bretaña con Gales, Inglaterra y Escocia.

El Presidente de Estados Unidos de América, Joe Biden, seguirá dando el apoyo a Ucrania pero sin intervenir de lleno con armamento y recursos, tampoco habrá involucramiento de la OTAN, pues, dijo el especialista, nadie quiere que se desate la tercera Guerra Mundial.

Destacó que el bloqueo económico contra el gobierno de Vladimir Putin puede ejercer presión; sin embargo, Rusia tiene socios comerciales como China e India que pudieran mantener relaciones con el país euroasiático, pese al posicionamiento de la mayoría de los países.

“No hay interés en ceder en las mayorías de las demandas, y entonces las negociaciones han sido lentas y el conflicto se sigue desarrollando. Millones de personas han sido afectadas, desplazadas; hay refugiados, heridos y muertos en las últimas tres semanas de conflicto”, subrayó.

“Es una situación que parece no tener un fin cercano. Es difícil predecir cuánto se va a alargar el conflicto, pero lo que sí es que las acciones de Rusia, que alteran la soberanía de Ucrania, están resultando en un rechazo enérgico de gran parte del mundo y Rusia tendrá que trabajar bastante en los próximos años para recuperar legitimidad y relaciones”, recalcó Híjar Chiapa.

En cuanto a la posición de México ante el conflicto, recordó que no ha impulsado sanciones comerciales contra Rusia, pues el interés del actual gobierno es tener buenas amistades con todos los gobiernos del mundo.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.