Sáb. Jul 2nd, 2022

FRANCISCO JIMÉNEZ REYNOSO

En días pasados, las Madres de personas desaparecidas de otros estados visitaron nuestra entidad Jalisco. Las Madres buscadoras se han visto obligadas a abandonar sus hogares para hacer el trabajo que en teoría corresponde a las Fiscalías del país y estado según su competencia. Pero en virtud de la incompetencia e ineficacia de las autoridades es que han salido a las calles y diversos rincones del país en busca de sus seres queridos.

La búsqueda se llevó a cabo en uno de los municipios más inseguros y violentos del país: Tlajomulco de Zuñiga, desde el 21 de febrero comenzaron las búsquedas, y donde participan colectivos de Sonora, Querétaro, Guanajuato, Michoacán, Estado de México y Jalisco. Lo que molesto al Gobernador de Jalisco… quien señaló en su momento que: “Habría que tener mucho cuidado con estos esfuerzos de grupos que llegan de no sé dónde a hacer no sé que”…Yo lo que le pedí a la Fiscalía Especializada (en Desapariciones) y a la Comisión de Búsqueda es que tengamos mucho cuidado porque luego ese tipo de acciones que tienen la buena fe de las familias pueden también estar de otro tipo de agendas que no conocemos”.

Comentario que en mi opinión, además de desafortunado vulnera derechos humanos, así como es violatorio de diversas garantías individuales plasmadas en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, por ejemplo: el libre transito, la libertad de las ideas, la libertad de manifestación, la libertad de asociación, entre otros. La visita de los colectivos no es de turismo o de placer, vienen a Jalisco por que saben que en nuestra entidad esta el hallazgo de fosas clandestinas más grande del país. Finalmente intento rectificar y ofreció disculpas por de su error cometido con su declaración tan inadecuada, así como desafortunada.

En cuanto a los desaparecidos, algunos regresan, otros yacen en fosas en campo abierto, pozos gigantescos que sólo pudieron hacerse con maquinaria pesada, tumbas clandestinas, cementerios acuáticos en lagos, presas, canales, o bien expuestos al pie de carretera. Otros más pudieron haber sido reclutados por algún cartel para llevar a cabo trabajos forzados, algunas mujeres jóvenes pueden estar en el negocio de la trata de personas, muertas por haber sido víctimas del negocio de tráfico de órganos. En Jalisco principalmente las madres son quienes deambulan en las calles, campos y lugares remotos. No les importa el frío, la lluvia o el calor abrasador, según la temporada en que estén buscando a sus seres queridos.

Las madres en Jalisco desarrollan el sentido del olfato y persiguen aromas de cuerpos en descomposición, que las lleve a fosas o tumbas clandestinas. Los enjambres de moscas pueden ser indicios de que están cerca de un tétrico lugar.

Miles de personas se encuentran en fosas o pozos clandestinos. En ocasiones se encuentran solo las ropas, que pueden servir para identificar a una persona. Masas amorfas que albergan a decenas, en ocasiones cientos de personas. Revoltijos humanos de carne, uñas, dientes, cabello, que en ocasiones se trata de fragmentos de personas que su momento fueron desmembradas o descuartizadas.

Con la finalidad de intentar ejemplificar el tamaño del problema de las fosas clandestinas en Jalisco. Hay meses que en ocasiones alcanza hasta las 20 toneladas de cadáveres.

La investigación de las autoridades de Jalisco es prácticamente nula, cuando se da con alguna fosa o panteón clandestino, es prácticamente por obra de la casualidad o fruto de las búsquedas de las Madres Buscadoras. En ocasiones son los olores fétidos en algún fraccionamiento lo que delata que hay carne en descomposición. En otras ocasiones perros se disputan cráneos o extremidades de seres humanos en las calles. De esta manera es como se encuentran fosas, pozos, cementerios clandestinos a lo largo y ancho del estado de Jalisco.

Lo que lacera a las madres jaliscienses es la incertidumbre. Cuando ellas no han encontrado a su hijo ni vivo ni muerto. He escuchado a más de alguna Madre decir: “si encontrara sus restos (de su hijo) comenzaría a descansar, porque mientras no los encuentre seguiré con la esperanza de encontrarlo con vida algún día”.

A nivel nacional México tiene cerca de 100,000 personas con el estatus de desaparecidos, de 1964 a la fecha. Jalisco ocupa el nada honroso primer lugar en este rubro. Con 15,000 personas desaparecidas. Más de 7 mil han sido en esta administración.

– Doctor en Derecho. Premio México Ricardo Flores Magón 2021. Integrante de Observatorio de Seguridad y Justicia. Benemérita Universidad de Guadalajara. “Piensa y Trabaja”.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.